10 cosas que no nos enseñaron en la escuela de diseño


MichaelMcDonough  publico hace algún tiempo en The Architects Newspaper un interesante artículo sobre las cosas que no se enseñan en las escuelas de diseño y que solo se aprenden con la experiencia del trabajo diario. Artículos como este existen muchos por la red, sin embargo, nunca está de más leerlos pues siempre se aprenderá algo nuevo de la experiencia de los demás.

1. El talento es una tercera parte de la ecuación del éxito.
El talento es importante en cualquier profesión, pero no es garantía de éxito. El trabajo duro y la suerte son igualmente importantes. El trabajo duro significa auto-disciplina y sacrificio. Suerte significa, entre otras cosas, el acceso al poder, si se trata de contactos sociales o de dinero o tiempo. De hecho, si no somos muy talentosos, aún podemos tener éxito haciendo hincapié en los otros dos. Si usted piensa que estoy equivocado, solo mire a su alrededor.

2. El 95 por ciento de cualquier profesión creativa es basura
Sólo el 5 por ciento es, de una manera simple, divertida. En la escuela nos dicen que es 100 por ciento diversión. Falso en la vida real, la mayoría de las veces es trabajo de escritorio, diseño de cosas aburridas, comprobar que estén bien, la negociación y venta, el cobro del  dinero, pago de impuestos, y así sucesiva mente. Si no aprendemos a amar a lo aburrido, agraviado, y estúpido de la profesión y realizarla con diligencia y cuidado, Usted nunca tendrá éxito.

3. Si todo es igualmente importante, entonces nada es muy importante.
Se oye mucho sobre los detalles, desde “No te fijes en los detalles” hasta “Dios está en los detalles.” Ambos son verdaderos, pero con una explicación muy importante: la jerarquía. Usted debe decidir qué es más importante y a continuación resolverla en primer lugar. Todo es importante, sí. Pero no todo es igualmente importante.

4. No sobre dimensione un problema.
Criticamos a los demás porque siempre tratan de complicar y prolongar un problema cuando, en realidad ya ha sido resuelto. Los diseñadores son obsesivos por naturaleza. La cosa es crear. Ir hacia adelante.

5. Comience con lo que sabe y a continuación elimine las incógnitas.
En el diseño, esto significa “hacer lo que sabes.” Empezar por hacer lo que Usted ya conoce y entiende. Si Usted está diseñando una silla por ejemplo, debe saber que los seres humanos tienen una determinada altura . La altura del asiento, el ángulo de reposo, y la carga puede ser por lo menos aproximada así que esto podemos hacerlo. La mayoría de los estudiantes entran en pánico cuando se enfrentan con algo que no saben y no pueden controlar. Olvídelo Empiece por el principio. Luego trabaje en lo que no conoce y resuelva cosa por cosa  uno a uno. Es la regla más importante del diseño. En el Zen se expresa como “Sé donde está.” Funciona.

6. No olvide su meta.
Definición de un fanático: Alguien que redobla sus esfuerzos después de olvidar su objetivo. Estudiantes y jóvenes diseñadores a menudo enfocan un problema con visión y brillantez, y, posteriormente, dejar que se les escape en la confusión, el miedo y la pérdida de esfuerzo. Se olvidan de sus metas, y hacen otras nuevas a medida que avanzan. El pensamiento original es una especie de regalo de los dioses. Los artistas lo saben. “Retener el momento”, dicen. “Honra a él.” Plasme su idea sobre un pedazo de papel y encíntelo delante de Usted.

7. No se confié o perderá el equilibrio
El exceso de confianza es tan malo como la falta de ella. Sea humilde al abordar los problemas. Realice y acepte su ignorancia y a continuación trabaje con ahínco para educarse a usted y salir de ella. Haga preguntas. Poder – el poder de crear e imponer las cosas en el mundo – es un privilegio. No abuse de él, no subestime su dificultad, o llegará en momento en que ese poder le pateara el trasero.  La gran rueda del Karma se mueve poco a poco.

8. El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.
El mundo no está configurado para facilitarnos o empeorarnos las cosas. No depende de la brillantez o de la innovación, porque si lo hiciera, el sistema sería imprevisible. Se requiere de  promedios y ser predecibles. Así pues, las buenas obras y brillantes ideas van en contra del estatus social, casi por definición.  Será necesario un gran esfuerzo para tener éxito. Tendremos que trabajar duro, fallar un par de veces, y esperar a ser rechazados. Nuestro trabajo es como las artes marciales o la estrategia militar: Nunca subestime a su oponente. Si usted cree en la excelencia, su oponente será bastante más que eso.

9. Todo se reduce a la producción.
No importa qué tan bien renderize su computadora, no importa cuan brillante es diseño, no importa fabuloso sea , es decir, si no lo muestra, distribuye y da a conocer, básicamente no existe. Oriente mejor  la producción. Regule la producción. producción, producción. Todo se reduce a producción.

10. El resto del mundo cuenta.
Si usted espera lograr algo, necesita inevitablemente a todas las personas que odiaba en la escuela secundaria. El traje no hace al genio. No importa lo bueno que su diseño sea, alguien tiene que construirlo o fabricarlo. Alguien tiene que asegurarse de ello. Alguien tiene que comprarlo. Respete a las personas. Las necesita.

Articulo original

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada